fbpx
Ayudas rehabilitación energética Next Generation

Guía para optar a las ayudas europeas para la rehabilitación energética

El actual parque inmobiliario español cuenta con una edad media de 45 años y solamente el 0,3% ha realizado alguna actuación de rehabilitación energética, según los expertos. Ante esta situación, el Gobierno valenciano destinará 124 millones de euros a actuaciones de rehabilitación y regeneración urbana entre 2021 y 2023. Una medida que se enmarca con la llegada de los fondos europeos Next Generation y conllevará la rehabilitación de 17.314 viviendas públicas y privadas.

Se trata de un reto ambicioso, por lo que ya se han puesto en marcha mecanismos para aprovechar estas ayudas (la no utilización de estos fondos implicaría su devolución y, por tanto, un fracaso en la edificación y rehabilitación energéticas de nuestro país):

  1. Estrategia local de rehabilitación. Los agentes locales son los que mejor conocen las condiciones de los barrios y ahora se pueden acoger al Plan Conviure. Con el objetivo de agilizar las tareas de la Administración, estos agentes deberán realizar un informe de evaluación del edificio para saber dónde intervenir y con qué urgencia.
  2. Red de oficinas de rehabilitación. Esta red está formada por las distintas administraciones locales y comarcales de viviendas que quieran acogerse a los fondos europeos Next Generation.
  3. Gestor de la rehabilitación: El objetivo es implantar con este nuevo agente el modelo llave en mano, es decir, que la persona interesada en rehabilitar el edificio no tenga que preocuparse más que de buscar un gestor que le asesore en todo el proceso de rehabilitación energética.
Jornada sobre los fondos europeos Next Generation

De estos mecanismos se deduce, por tanto, la necesidad de una actuación coordinada entre organismos públicos y privados para la correcta aplicación de los fondos de la Unión Europea en el plazo previsto.

¿Quiénes pueden optar a estas ayudas?

  • Cualquier barrio, edificio y propietario/arrendatario de una vivienda puede recibir estos fondos. El único requisito es que se haga el menor gasto de energía posible tras la mejora del inmueble. Para conseguirlo, se ha de hacer uso de la figura del gestor de la rehabilitación, que será el encargado de asesorar en todo momento -tanto en los aspectos técnicos de rehabilitación energética como en los aspectos burocráticos para el acceso a las ayudas-.
  • Viviendas principales (se excluyen de estos fondos a las segundas residencias).
  • Cabe tener en cuenta, además, que se primará aquellas viviendas/edificios que hayan presentado antes la solicitud a través de la web de la Generalitat.

Deducciones fiscales de las ayudas

Una de las fórmulas que quiere aplicar el Gobierno para impulsar las rehabilitaciones de viviendas y edificios pasa por aplicar deducciones fiscales en el IRPF, dependiendo de las obras de actuación (Real Decreto-ley 19/2021, de 5 de octubre).

Hay dos tipos de deducción, una para las viviendas y otra para los edificios residenciales:

1. Deducción por obras que contribuyan a la mejora de la eficiencia energética de la vivienda habitual

Esta deducción será aplicable a los particulares que realicen determinadas obras en su vivienda habitual o en una vivienda de su titularidad y que esté alquilada, siempre que el proyecto contribuyan a la mejora de la eficiencia energética mediante: 

  • La reducción de, al menos, un 7% de demanda de calefacción y refrigeración de la vivienda (asimilable a una sustitución de ventanas por una de altas prestaciones). En este caso la deducción alcanza el 20% de las cantidades invertidas.
  • La reducción de un 30% del consumo de energía primaria no renovable, acreditable en ambos casos a través del certificado de eficiencia energética. La deducción sería del 40% de las cantidades satisfechas.

2. Deducción por la mejora de la eficiencia energética en  edificios de uso predominante residencial

Esta deducción será aplicable a las cantidades satisfechas por personas físicas propietarias de vivienda, condicionadas a una reducción del consumo de energía primaria no renovable de un 30% como mínimo, o bien, la mejora de la calificación energética del edificio para obtener una clase energética «A» o «B», en la misma escala de calificación. La bonificación será de un 60% sobre la inversión realizada en el ejercicio fiscal.

Desde Altermat queremos ayudarte a conseguir estas ayudas mediante el asesoramiento y el acompañamiento a lo largo del proceso de rehabilitación energética. Contamos con la experiencia y los conocimientos necesarios en la construcción de edificios de consumo casi nulo. Consúltanos sin compromiso y te daremos la mejor solución según tus necesidades.

SUBIR