fbpx
Rehabilitación energéticamente eficiente

Guía para una rehabilitación energéticamente eficiente

Con el objetivo de convertir nuestros hogares en espacios más eficientes y conseguir la neutralidad climática en 2050 (Pacto Verde Europeo), se han puesto sobre la mesa distintas propuestas como el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y el Programa de Rehabilitación Energética de Edificios (PREE), entre otros, encaminados a mejorar la eficiencia energética de las viviendas en nuestro país.

Teniendo en cuenta que cuatro de cada cinco edificios son ineficientes, los expertos aluden a la necesidad de una colaboración público-privada para cumplir los objetivos de la Comisión Europea europea en materia de construcción sostenible.

Pero, ¿cómo podemos conseguir estas ayudas y rehabilitar de forma eficiente? En Altermat te proponemos a continuación una serie de requisitos para llevar a cabo proyectos de este tipo, sostenibles y energéticamente eficientes:

Instalar aislamiento térmico en paredes, suelos y techos

Lo más importante para contar con una vivienda eficiente es aplicar un buen aislamiento térmico, gracias al cual se pueden llegar a alcanzar ahorros de hasta el 60 por ciento. Este tipo de acciones pueden realizarse en la fachada del edificio (SATE o fachada ventilada), o a nivel individual, a través de un sistema de aislamiento térmico interior. Si es posible, conviene optar por la primera opción, ya que habrá mayores probabilidades de eliminar todos los puentes térmicos y evitar la aparición de condensaciones en los cerramientos.

Mejorar la estanqueidad de la vivienda

Para ello, habrá que identificar y neutralizar las fugas de aire y hacer un sellado de huecos entre las puertas y ventanas y las paredes. Con estas medidas será posible ahorrar hasta un 50 por ciento en el consumo de climatización de la vivienda o el edificio.

Edificio energéticamente eficiente

Incorporar acristalamientos dobles con cámara de aire

Las ventanas son los elementos más importantes a la hora de asegurar la envolvente de un edificio. Por ello, es necesario que aíslen correctamente y cuenten con buena transmitancia térmica. Así, lo mejor en estos casos es apostar por aquellas con rotura de puente térmico y vidrio doble con cámara de aire intermedia de, al menos, 10 mm.

Mejorar las condiciones de ventilación de la vivienda

La ventilación es importante para evitar la estanqueidad del aire, los problemas de temperatura en el interior del inmueble, las corrientes de aire, las humedades y las pérdidas indeseadas de energía. Así, junto a la ventilación natural, conviene plantearse la opción del establecimiento de sistemas de ventilación mecánica controlada. De este modo, cuando las condiciones de temperatura y presión ambiental sean desfavorables, será posible mantener una buena calidad del aire.

Pintura fotocatalítica para exterior KEIM

Controlar la incidencia de la luz solar

En el caso de las viviendas particulares, es interesante tratar de rediseñar las soluciones de protección solar para adecuarlas a cada estación, permitiendo la captación solar en invierno y el bloqueo de la radiación incidente en verano. De este modo, deberá valorarse la instalación de protecciones fijas (voladizos, aleros, etc.) o incorporar protecciones móviles manipulables, ligeramente separadas de la fachada para evitar la formación de bolsas de aire caliente.

Un mundo más sostenible pasa por transformar nuestros hogares y en Altermat queremos ayudarte a conseguirlo. ¿Comenzamos?

SUBIR