fbpx

Casa Tangente

Este proyecto persigue la mayor relación posible con el entorno natural, siempre respetando la privacidad con viviendas colindantes en sentido longitudinal. Para ello, la vivienda se compone de una serie de volúmenes tangentes que se deslizan relativamente entre sí, dando lugar a las mejores vistas posibles desde todos ellos. Cada uno de estos volúmenes queda delimitado por dos muros de hormigón visto en gris titanio en sentido longitudinal, y por grandes acristalamientos en sentido transversal. De esta forma se genera la opacidad y privacidad necesaria a las parcelas colindantes, al tiempo que se facilita la vista hacia los jardines y campo de golf.

El programa de usos, claramente diferenciado por plantas, cuenta en el sótano con aparcamiento y zonas de ocio, iluminadas de forma natural por un gran patio tangente al tercer volumen. Por su parte, la segunda planta cuenta con zona de servicio en el primer bloque, vestíbulo en el segundo, cocina en el tercero, comedor en el cuarto, y salón en el quinto; siendo todos ellos espacios abiertos, tangentes y de diferente altura. A continuación, porche con voladizo en doble dirección y piscina tangente al porche.

También destacan los exteriores ajardinados que, con la rotundidad de los muros de hormigón en gris titanio y los grandes acristalamientos de aluminio negro, contrastan con la sutileza y calidez de los espacios interiores, resueltos con tarima de roble natural en pavimentos, revestimientos verticales panelados en blanco, y techos blancos absolutamente puros con iluminación indirecta.

Desde Altermat proporcionamos los materiales para el tratamiento del hormigón visto y dimos solución al teñido del mismo con la aplicación de KEIM Concretal-Lasur. De este modo, conseguimos pasar del color gris inicial al negro.

Año de construcción: 2017
Estudio de arquitectura: Rubén Muedra
Constructor: Nideker Houses
Participación de Altermat en el proyecto: Tratamiento del hormigón visto

* DESCUBRE LAS CLAVES PARA EL TRATAMIENTO DEL HORMIGÓN

Casa Tangente | Fotografía: Adrián Mora

SUBIR