Hermeticidad

La construcción de viviendas de consumo casi nulo es un reto para la arquitectura actual. Existen en el mercado certificaciones para alcanzar una arquitectura sin hipoteca energética, como es el caso del estándar PASSIVHAUS. Vamos a tratar de compartir el concepto de estanqueidad y hermeticidad en la construcción, para una arquitectura con altos estándares de confort y eficiencia energética y por supuesto imprescindible para una vivienda construida bajo el estándar Passivhaus.

Los cerramientos de fachada son muy diversos y existen diferentes soluciones constructivas para ejecutarlos, pero en todos ellos una de las funciones necesarias que deben cumplir es evitar el paso incontrolado de aire y evitar las posibles infiltraciones de agua en caso de lluvias torrenciales acompañadas de viento, tanto en edificios pasivos como en el resto.  Además, en invierno, una fuga de aire húmedo procedente del interior  del edificio que atraviese el aislamiento, puede provocar condensaciones que malogren el material y produzcan la aparición de mohos y microorganismos derivando en problemas estructurales y de salubridad.

Estanqueidad al aire no debe confundirse con aislamiento térmico. Ambas propiedades son importantes para la envolvente del edificio, pero por lo general deben ser alcanzadas de forma independiente. Como ejemplo, un jersey de lana consigue mantener el calor del cuerpo a la temperatura de confort siempre y cuando no nos encontremos expuestos al viento ya que esta propiedad se pierde casi por completo, en este caso deberíamos cubrirnos además con un cortavientos.

 Es habitual escuchar que las juntas mal selladas en una construcción ayudan a mejorar la ventilación de un edificio. La afirmación es totalmente errónea por varias razones: en primer lugar, el caudal de ventilación puede no ser suficiente. El volumen de aire que atraviesa las rendijas depende de la presión del viento de la envolvente y la diferencia de temperaturas interior y exterior. El viento no es constante, así que la intensidad del viento será aleatoria y no dependerá en absoluto de la ocupación del edificio. Por otra parte, cuando se incrementa la diferencia de temperatura interior-exterior significa que aumenta el caudal de aire y, por lo tanto, las pérdidas térmicas cuando baja la temperatura exterior.

Es importante no confundir la permeabilidad al aire con la difusión al vapor de agua. Los materiales para definir la estanqueidad deben conseguir ser herméticas pero transpirables, es decir evitar el paso de aire pero permitir el paso del vapor de agua de forma controlada.

La piel del edificio debe ser dibujada sin interrupciones en cada sección (horizontal y vertical) con un lápiz, el principio para el diseño de la estanqueidad al aire es la llamada "regla del lápiz". De esta forma se encuentran todos los puntos conflictivos desde la fase de proyectos, la identificación previa y el tratamiento de estos puntos es decisiva para la correcta ejecución en obra que garantice la hermeticidad.

Trabajar el concepto de hermeticidad implica utilizar materiales de alto rendimiento que nos garanticen el correcto funcionamiento durante la vida útil del edificio. En Altermat somos distribuidores oficiales de SIGA, líder mundial en desarrollo de productos de sellado para construcción eficiente, además disponemos de personal cualificado acreditado con experiencia en proyectos Passivhaus para dar soporte a nuestros clientes garantizando el correcto diseño y ejecución de estos sistemas.

En Altermat utilizamos Blowerproof Liquid, un sistema de membrana líquida que aporta un sellado hermético y control de vapor en superficies de todo tipo: ladrillo, madera, hormigón, etc.

Cabe destacar que las condensaciones que se producen por un deficiente aislamiento pueden dañar los componentes de la construcción y la propia estructura. Por otro lado, la demanda de calefacción y refrigeración dependen de la hermeticidad del edificio; si hay fugas de aire, se pueden dar desajustes en la temperatura interior que requerirán de mayor consumo energético.

Por todo ello, hay que cuidar bien el sellado de los encuentros entre muros, así como las áreas alrededor de las ventanas o puertas. Blowerproof Liquid es la solución para el sellado hermético y control de vapor de los muros y los diferentes encuentros de la envolvente de la vivienda.

Desde su lanzamiento, en 2011, Blowerproof ha ampliado y mejorado sus características para adaptarse a los estándares en hermeticidad y sostenibilidad más exigentes. De hecho, recientemente ha obtenido la calificación Passive House Component ph A.

Aplicación de Blowerproof Liquid

Este producto puede aplicarse de dos formas distintas según las normas Passivhaus valor n50 <0.6 r/h:

Durante la construcción del edificio, en todos los encuentros muro/techo/suelo, así como ventanas y conductos, que posteriormente se rematan con un acabado más (yeso o similar).

Sobre muros completos, aplicando Blowerproof en la cara caliente del muro (interior o exterior) siempre después del aislamiento. En este caso, la aplicación por pulverización garantiza una cobertura completa y segura en la mitad de tiempo.

A tener en cuenta para una correcta aplicación de Blowerproof Liquid:

  • Revisar que la superficie está libre de polvo, partículas y depósitos de agua.
  • Hay que aplicar Blowerproof sobre una superficie continua.
  • No se debe aplicar a temperaturas inferiores a 5º C.
  • Debe aplicarse en dos capas para un rendimiento 0.81 kg/m2 (orientativo).
  • Debe aplicarse con compresor o rodillo de pintura.
  • Antes de su uso, hay que agitarlo para asegurar una mezcla homogénea.
  • El sellado tiene que estar completamente seco antes de aplicar otra capa de cualquier otro producto.

 

Contacto



(*) Campos requeridos.

SUBIR